SUCESOS

Hace una ouija para pedirle el aguinaldo a su difunta abuela

Hugo, un niño de 14 años de Guadalajara, hizo anoche la ouija a escondidas de sus padres para comunicarse con su querida y difunta abuela. La abuela Cuca, como la llamaban, falleció a mediados de este año cuando iba a cumplir los 88, pero no llegó a comer el turrón. Su nieto la echaba mucho de menos, a ella y a su generosa propina de Navidad.

Todas las navidades Cuca repartía entre sus nietos el aguinaldo, la friolera de 200 euros por cabeza. Eso da para muchas pipas y chuches. Tantas que Hugo no se lo pensó dos veces, compró un tablero de ouija y se puso manos a la obra. La primera pregunta que hizo fue muy directa: “Abuela, te echo de menos ¿me has dejado el aguinaldo en algún cajón escondido?

Pero Cuca no dio señales de vida. Los padres de Hugo entraron a la habitación nada más formular la primera pregunta y truncaron su plan financiero. Quien sabe si su abuela dejó la propina en algún rincón inhóspito de la casa o ahora lo reparte entre los ángeles del cielo. La verdad está ahí fuera.


¿En serio te la has creído? LVDB es un sitio de humor, como dice nuestro aviso legal
Síguenos en